sábado, 24 de enero de 2015

viernes, 23 de enero de 2015

martes, 20 de enero de 2015

martes, 13 de enero de 2015

...Tomás Sanz, Revista Humor, Satiricón...



Revista Humor 
Tomás Sanz

Se acuerdan de la Revista Humor ?, me imagino que sí, fue inolvidable. Bueno, Tomás Sanz fue uno de sus cráneos, eran tres con Andrés Cascioli y Aquiles Fábregat.
Bueno, yo era lector de aquella revista y moría por sus tapas y dibujos interiores. 
De más está decir de lo jugado e interesante de sus escritores, ediciones audaces si las hubo.
Hoy, mientras desayunaba en un cafecito, encontré este Dibujo de T Sanz en un diario, creo que el Olé. Me hizo recordar a aquella revista, a Satiricón, a los libres pensadores, a Mario Mactas, a lo joven que era yo cuando leía estas revistas...y como quería yo, dibujar como ellos.
En fin, es muy agradable saber de ellos. De aquellos tipos.
Dejo un pequeño artículo. un audio muy interesante, etc...
( El Dibujo es de Tomás Sanz )

Audio
http://www.ivoox.com/lqm-11-01-15-con-oskar-blotta-gabriel-levinas-audios-mp3_rf_3941402_1.html

Revista Humor
http://revistahumorregistrado.blogspot.com.ar/search/label/Tomás%20Sanz

Nota
Tomás
Vos tenés que verlo a Tomás. El que debe saber eso es Tomasito. Eso seguro te lo puede contestar Tomás. Ahí el que manejaba todo era Tomás. ¿Ya hablaste con Tomás?
Tomás es Tomás Sanz.
Y Tomás Sanz fue, en efecto, una pieza clave del triunvirato que gestó y sostuvo a la revista Humor durante los casi 21 años que llegó a los kioscos.
Andrés Cascioli se ocupaba de las tapas, seleccionar chistes y dibujantes, descubrir talentos, conseguir fondos, ser el líder de la banda y darle la mirada final antes de la imprenta.
Tomás era el editor periodístico, que escribía y reescribía, el que lidiaba en el día a día con la redacción. El que también craneaba la sección Pelota y tiraba paredes con Walter Clos, aka José María Suárez.
Tomás fue el solista y el co director de esa orquesta sin partituras.
El tercero era Aquiles Fabregat, fallecido en noviembre de 2010, casi 17 meses después que Andrés Cascioli.
Tomás tiene la voz cascada por el tabaco. Escucha más de lo que habla. Y cuando lo hace utiliza un tono monocorde y sin estridencias, con lo justo y necesario y las pausas para elegir las palabras precisas o tal vez para que venga los recuerdos desde la memoria.
Nació en 1937 y en los albores de la década del 60 conoció a Cascioli en una agencia de publicidad. Trabajaron juntos y con intermitencias hasta 1996, cuando Tomás fue convocado por Ricardo Roa para sumarse al proyecto del diario Olé.
A la redacción de ese matutino deportivo sigue yendo, aun jubilado, aun con una operación de cadera que lo obliga a usar bastón y con un cansancio visible, pero del que no se queja. Todos allí saben quién es, aunque algunos hayan nacido cuando la revista Humor ya era un clásico pasado de moda. Y aporta el ingenio y la sabiduría de la que otros adolecen.
Tomas sí rezonga cuando le comento que todos me dicen que tengo que hablar con él. "Sí, qué vivos", acepta resignado en el segundo de los dos encuentros mañaneros que tuvimos y en los que en total insumieron unas siete horas en el departamento de tres ambientes del sexto piso de un edificio viejo del barrio porteño de Balvanera, a dos cuadras de un shopping venido a menos.
En el living hay un TV de 21 pulgadas, dos sillones de un cuerpo con funda blanca, una mesa redonda de algarrobo, un potus y una estantería con libros de Nick Hornby, Carlos Abrevaya, Jorge Valdano, Alfredo Di Stefano, Stefan Weig, un premio entregado por el intendente de Morón Martín Sabbatella y un dibujo de Menchi Sábat sin colgar. En la pared, un dibujo enmarcado de molinetes del subte. Lleva la firma de Tomás.
Por la ventana sin cortinas se cuelan bocinazos y de vez en cuando el ulular de una ambulancia que corta como una navaja los recuerdos deshilachados que Tomás despliega con muchos paréntesis entre tazas de café instantáneo sobre un mantel floreado de plástico.
No lo dirá él, claro, pero sí cualquiera que lo haya tenido como editor: es uno de los mejores. Buena persona, afable, leal, leído, culto y paciente, lo necesario para explicar cada corrección, para justificarla. Por eso hicieron un tándem perfecto, irrepetible con Fabregat, otro que sabía largo del idioma de Cervantes. Podían desplegar textos preciosos, como el del Romancero del Eustaquio, porque ambos también compartían la fibra para el humor fino e inteligente.
Pero lo que Tomás más disfruta no es escribir ni editar sino dibujar y aún hoy lo hace en unas hojas tipo oficio que guarda en una carpeta. En Satiricón, de hecho, empezó con el plumín. Pero allí también arrancó a hacer periodismo, empujado por sus pares. Y ambas cosas las desarrolló luego en El Ratón de Occidente, Chaupinela, Humor y en algunos de los productos de Ediciones de la Urraca.
"Soy un tipo de llevar pocas a cosas a cabo. Le doy muchas vueltas. Es que tengo muchas cosas en el balero", asume ahora con algo de resignación y nostalgia, otro trazo grueso para pintar a quien merecería un mayor reconocimiento.
En junio último, la revista Noticias y Editorial Perfil homenajearon a Humor y el diario Buenos Aires Herald, publicaciones emblema de la resistencia a la dictadura militar, y allí estuvo Tomás para recibir una placa, para honrar la memoria de su gran amigo Cascioli.
En Humor Tomás fue jefe de Redacción y en los 90 director, pero el cargo fue una treta para quitar del blanco a Cascioli de la andanada de juicios con la que el menemismo censuraba de manera bestial y sutil a la revista, que le valieron numerosas pérdidas económicas a él y a Cascioli.
Aún hoy Tomás carga con una condena judicial por reproducir una nota del semanario uruguayo Brecha en la que se denunciaban depósitos bancarios del ex senador Eduardo Menem en la otra orilla. El fallo lo dejó firme la actual Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Juan Sasturain lo describe mejor

domingo, 11 de enero de 2015

...ayer Sábado, fue un gran día.
Una o dos cositas, muy sentidas, sinceras, unas palabras inesperadas, que una colega ( Malavi Mendoza ) me acercara el catálogo de la INCREÍBLE muestra en el sur HUMANOS, que comenzó en Tierra del Fuego y en breve sigue por Ushuaia, en el Museo Marítimo ( allí en lo que fue la cárcel de Ushuaia, y de alli siga girando ) y, no quisiera olvidarme, al lado de la Galería Naranja ( de la artista plástica Silvina Mendiondo ) allí en calle Alem, donde me entregaron el catálogo, encontrase un libro enorme de Marc Chagall, en el que incluye la reproducción de su, para mí, mejor obra: El Cumpleaňos, asi que venga conmigo el libraco... Todo esto hizo que:
- la Pecosa me sacara del Estudio sin chistar
- caminásemos por otro recorrido no habitual, no pisaba Alem desde los queridos 80'
- que la cantidad de turistas, que te chocan, hablan a los gritos ( más que los marplatenses ), escuchan el sonido horrendo de la Cumbia o lo que sea se llame de los coches con puertas abiertas a un volumen llamativo...
- que la ciudad esté de color Naranja ( Dios Mio !!! )...
- que cenácemos Pizza en La Muzza, nuevo y rico lugar, para nosotros...
- que manejase el coche, cosa que pfffff no me gusta...
- que el calor....en fin....el calor
...CASI NO ME MOLESTARA...
...CASI NO RESONGARA...
...NI ME EMPACARA CON CARA DE TRASTE...
En fin, suerte para todos !!!
Dejo imágenes del gran catálogo, porque vale la pena, hay unos nenes allí metidos que dan miedo!!!



















































martes, 6 de enero de 2015